“…estén alegres porque sus nombres están inscritos en el cielo…” Esta frase de Jesús tomada del Evangelio de Lucas 10, 20b es muy significativa y nos viene bien para que en la semana de receso reflexionemos sobre nuestro actuar. Pregunto ¿Actuamos de acuerdo al Evangelio? ¿Somos Evangelio encarnado en la vida diaria? Que bueno que como integrantes de la comunidad educativa interroguemos nuestro actuar diario; cuántas veces actuamos pensando en nuestros propios intereses, acomodamos nuestros discursos a nuestro favor, sentimos envidia y procedemos para hacer sentir al otro mal o para que se den cuenta que se equivoca y así proclamarnos “los mesías”. Es necesario entrar en una semana de encuentro con Dios en la oración, dejar a un lado todo aquello que nos aleja del Evangelio, con humildad mirar nuestro interior, admirar nuestras bondades, pero detenernos en lo que nos aleja de nuestro Padre. Pidamos al Señor la fuerza de su Espíritu para caminar con Él, tranquilos, en paz. Ojalá con sencillez y sin merecerlo Él nos diga: “…estén alegres porque sus nombres están inscritos en el cielo…”

 

Feliz descanso